El ingenio es lo último que se pierde y, en definitiva, para el artista holandés Telmo Pieper es lo primero que se le presenta.

 

En su proceso como artista ha atravesado por distintas fases imperdibles, una de ellas (y en mi opinión la mejor) consistió en tomar esos viejos y torpes dibujos de la infancia para convertirlos en pinturas digitales. Pieper realiza una adaptación de sus propios bocetos a los cuatro años para convertirlos en lo que resultan ser ilustraciones divertidas, extrañas y surrealistas.

“Kiddie Arts” se rodea de un imaginario desmedido. Dibujos “mal hechos” son los protagonistas de un trabajo que a largo plazo dio grandes respuestas.

Aprovechando su capacidad creativa y sus dibujos de la infancia, toma elementos de la realidad para convertirlos eventualmente en situaciones divertidas. Es el hecho de entender la mente infante y adaptarla al día a día, es esa fascinación por interpretar lo que habita en una mente de un niño de cuatro años.

 

Nunca podríamos llegar a descifrar completamente todos los pensamientos que por las mentes infantiles pasan, y justamente eso es lo que inquieta tanto a Telmo Pipier. Esa fascinación inquieta por el imaginario primario es lo que lo conduce a realizar este tipo de ilustraciones.. ¡Disfrútenlas!

http://www.telmopieper.com

https://www.facebook.com/TelmoMiel

http://telmopieper.tumblr.com

Texto por: Margarita Bernal López

No Hay Más Artículos