Todas las expresiones artísticas poseen un amplio abanico expresivo, y en la fotografía es donde se pueden materializar las visiones más complejas y  fantásticas. El poder de la imagen es redituable en diversas maneras y Tim Walker demuestra que la finalidad de la fotografía de moda, no sólo consiste en proyectar a la marca; también pueden convivir el arte y una fuerte carga visual que hace de su trabajo algo único, exquisito y fuera de este planeta.

Nacido en Inglaterra en 1970, Tim Walker demostró su interés hacia la fotografía trabajando para la biblioteca de Condé Nast Londres, en el archivo de Cecil Beaton, justo un año antes de ingresar a la universidad. Esto le abrió un extenso panorama creativo, el cuál proyectó durante su carrera académica dentro del Exeter College of Art, donde se graduó con honores en la carrera de fotografía.

Las imágenes de Tim han cubierto innumerables portadas de la revista VOGUE, imprimiendo en ellas su característico sello lúdico, romántico y a la vez ingenuo; dejando ver una fuerte carga simbólica, surrealista y cinematográfica. La labor que realiza para cuidar cada detalle es impresionante, todos los objetos presentados en sus tomas tienen una narrativa propia, son parte de las historias que cuenta en sus capturas.

Su carrera sigue dando frutos; tanto así, que El Victoria & Albert Museum y la National Portrait Gallery de Londres incluyen fotografías de Walker en sus colecciones permanentes.

Tim Walker, Untitled (Harper’s Bazaar, October 2009) 2 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16

Por: Erick Palacios.

No Hay Más Artículos