INTERIOR. SALA DE CINE. NOCHE.

Un espectador mira con desesperación la pantalla mientras cruza los brazos, la gente a su alrededor exaspera al tiempo que se escuchan balazos y gritos de mujer, la pantalla muestra miembros descuartizados bañados de sangre en el pasto. El espectador suspira, se tapa la cara y murmura: ‘Otra vez no…’

CORTE A

INTERIOR. PALAIS DES FESTIVALES, CANNES. NOCHE.

Amat Escalante recibe de las manos de Forest Whitaker su premio a Mejor Director por la película ‘Heli’ y recita unas palabras para el público exaltado: ‘Esto es una esperanza para México. Espero que el sufrimiento nos abandone’. Se retira del pódium mientras los aplausos se desvanecen.

FADE OUT

Nicotina (2003)

Esto sólo fue una ejemplificación pseudo cinematográfica de lo que terminaría por ser un guión que describiera dos puntos de vista sobre una misma situación que, aunque sólo concerniente a la relación espectador-cineasta, da mucho de qué hablar.

Seguramente se han topado con un montón de comentarios en las redes sociales en los que se critica al cine mexicano de ‘hablar siempre de lo mismo’ y con ‘lo mismo’, nos referimos a casos reales de violencia y abuso de poder que se vuelven adaptaciones a la pantalla cinematográfica con el fin de denunciar y ‘crear conciencia’ sobre una situación que ha cambiado a lo largo de los años la perspectiva política, económica, social y cultural de México. Incluso cineastas de otros países se aventuran a México a filmar un testimonio que ellos mismos consideran necesario sobre el estado de alerta en el que, según ellos vivimos todos los habitantes de este país.

Amores Perros (2000)

Pero, regresemos un poco a la gestación de este fenómeno artístico en México, por ahí de los 2000’s, cuando ‘Amores Perros‘ (trailer aquí) queda nominada a Mejor Película Extranjera en los Premios Oscar y el rumbo creativo del país no vuelve a ser el mismo. Para aquellos que creían que la comedia o el terror podrían resurgir en México, se equivocaron, ya que la tragedia con un fino toque de violencia que presenta la cinta de González Iñárritu calló todas estas voces, poniendo en vigencia la miseria, la pobreza, el crimen y la desdicha del mexicano.

Y… ¡cae la bomba atómica! Los creadores mexicanos chocan unos contra otros, tratando de hallarle sentido a este nuevo movimiento cinematográfico, descubriendo por fin, que, la mejor manera de hacer cine era apegarse a la cruda y triste realidad que mucha gente vivía y que antes era irrelevante. Se comienza la denuncia de crímenes y corrupciones en México, así como un contenido sexual mucho más abierto y una sarta de majaderías cada vez que un personaje abría la boca. A todo esto, el público responde con curiosidad morbosa; el espectador se sienta por dos horas en una sala de cine, sólo para que en cuanto termine la película poder exclamar ‘¡Qué mala película!’

Así durante la primera mitad de la década de los 2000’s, poco a poco se extinguió el cine de comedia y de terror mexicano, se dejaron de explorar otros géneros y los estímulos se concentraron en apoyar a los proyectos que ellos consideraban una ‘visión certera de la vida en México’, un cine ‘nuevo y honesto’ que terminara por mostrar charcos de sangre en el piso mientras una mujer era violada en el cuarto de al lado.

Fuera del Cielo (2006)

Lo que empezó por ser muy divertido tanto para los cineastas que empezaban a sacarle ganancia a sus películas como para el espectador, al que no le molestaba ver unos cuantos charcos de sangre y mujeres desnudas, terminó por hartar y devastar a quienes sufrieron de una sobredosis de esto y poco a poco desertaron las salas en donde se proyectaba cine mexicano y voltearon de nuevo a su fábrica de sueños por excelencia: Hollywood. De nuevo el cine mexicano para abajo.

Con esto concluye la primera parte del camino chueco del cine en México, y aunque más adelante los cineastas que hasta este punto habían perdido su empleo, terminarían por encontrar en un evento político a la mitad de la década pasada su nuevo refugio y salvación, lo cual traería tranquilidad a sus hogares y… terror a muchos otros.

No Hay Más Artículos