Tyree Callahan, es la muestra de cómo el arte destruye barreras y reinventa la forma de pintar y, a su vez, de escribir. Redefiniendo el significado de creatividad al unir el arte de la escritura y el arte de la pintura. Transformando lo que era una vieja máquina de escribir, datada de los años ’30, en una nueva máquina de pintar. ¿Cómo? Sustituyendo las letras por cojines de colores; creando así lo que él llama “máquina de escribir cromática“.

Aquí, la máquina de escribir original:

Chrome8

Y, ésta, la nueva máquina de escribir cromática:

Chrome1

Chrome11

Chrome10

Chrome3

El artista presentó la Chromatic Typewriter como parte del Premio West en su edición 2012. Un concurso anual de arte que está determinado por el voto popular. Pero, a pesar de lo grandioso de esta pieza de arte conceptual, la realidad es que no pinta. Sin embargo, la cosa como tal nos ha hecho feliz a muchos y nos ha puesto a replantearnos el eterno debate sobre la traducción del arte a palabras y las palabras llevadas al arte.

Callahan con sede en Bellingham y miembro del Colectivo Waterfront Artist Studio, trabaja actualmente en 100 pinturas que serán exhibidas en la galería de arte, Smith Vallee; mismas que se expondrán a partir de Septiembre del año en curso. Este trabajo es continuación de la serie Salish Atlas en la que ha estado trabajando durante los últimos dos años.

Para conocer más sobre el trabajo y las pinturas de Tyree, ingresa al siguiente vínculo.


Texto por Anaïs Daniela Lazo.

Recommended Posts