Hace treinta años, comenzaría la primera parte de una de las trilogías más entrañables de toda una generación: Volver al Futuro, la cual, a través de Marty McFly (Michael J. Fox), ‘El Doc Brown’ (Christopher Lloyd) y sus paseos por el tiempo, nos mostrarían lo que se supondría, sería el futuro.

En la segunda parte de esta trilogía, muestra entre tantas cosas, los autos voladores. Ciertas cosas han tomado forma y podemos decir que hacemos uso de ellas hoy día pero, ¿Qué sucede con los autos voladores?.

Terrafugia, es una de las tantas compañías en el mercado que llevan años desarrollando e ideando un ‘coche volador’, y que al parecer, desde 2008, anunciaron que tendrían un prototipo de vehículo volador, volteando todas las miradas a ellos…

En esta animación nos muestran las cualidades con las que contará este vehículo, por ejemplo: lugar suficiente como para 4 personas, turbinas eléctricas pero, la más importante e interesante, el modo autónomo de vuelo, decirle a dónde queremos dirigirnos, éste trace la ruta y llegue a su destino sin necesidad de nosotros. Además de una autonomía de más de 800 kilómetros y una velocidad superior a las 200 millas por hora, unos 321 kilómetros por hora, hasta ahora, parece que este, es el ‘coche volador’ que más promete en este mercado.

Por el momento, Terrafugia es una animación, pero hay mucha expectativa en este vehículo; innovador y viable pero sobre todo, se espera esté al alcance de los bolsillos de muchos.

lexus-hoverboard

Ahora pasemos a algo que también esta película nos mostraba y que, al parecer, esté cocinándose y pueda quedar listo para servirse en un par de años. Se trata de la primera patineta “voladora”.

La compañía japonesa, Lexus, creó la ‘Lexus Hoverboard’, un prototipo que, después de 18 meses de pruebas, lograron hacer levitar. Esta patineta ayudada de imanes, ubicados dentro de la tabla, refrigerados en nitrógeno a -197°C, permite que flote, además de que emana una estela de humo precisamente del nitrógeno y los electroimanes.

lexus

El detalle aquí, es que no podrás sacarla y usarla como cualquier otra patineta, ya que requiere de una pista hecha de imanes, para que los superconductores, de los cuales está dotada, hagan posible su levitación.

La primer prueba de esta patineta se hizo en Barcelona, España. Una pista de 200 metros, equipada para hacer posible este fenómeno, nos permitió observar lo que desde hace 30 años, la ciencia ficción hizo posible.

Acá les dejo el video del resultado.

Tenemos los recursos, el conocimientos y las ganas de un futuro prominente, a una vida en el pasado…

Recommended Posts