¿Alguna vez te has mirado fijamente al espejo durante un momento? Tu reflejo es idéntico a ti, o al menos en un principio. Te miras atento a los ojos y poco a poco, el resto empieza a desvanecerse lentamente enfocando toda tu atención al rostro que aparece ante ti. Por momentos, las facciones empiezan a cambiar, su expresión se torna distinta y misteriosa pareciendo incluso que te sonría de una forma intrigante.

Tuve esta experiencia hará ya unos años y fue algo realmente extraño, por un momento mi reflejo cobró vida propia, idéntica a la mía en apariencia pero opuestamente distinta interiormente. El proyecto LIMBO de la fotógrafa Yanire Fernández es una perfecta metáfora sobre lo que sentí en aquel momento.

1

Hace ya seis años que encontré a Yanire en flickr y desde entonces no he dejado de seguir su trabajo. Durante este tiempo he visto evolucionar a su obra, madurar, crecer a la par que ella pero siempre manteniendo esa esencia personal que la hace tan especial.

Está realizado en película de 35mm en blanco y negro y posee una fuerza visual y conceptual tan intensa que me atrapó durante días. El uso de la luz natural es impecable consiguiendo unas atmósferas oníricas y fantasiosas que parecen no pertenecer a este mundo.

2

Limbo es un proyecto nacido de la experimentación. Yanire recibió como regalo un espejo cuadrado y comenzó a jugar con los reflejos y el vídeo de una cámara reflex. Poco después retoma la fotografía analógica. Hacia tiempo que le apetecía crear imágenes análogas que pareciesen fotomontajes sin serlo y es entonces cuando se le ocurre la idea de probar con el espejo.

Trató de conseguir imágenes que, a pesar de estar reflejadas, no fuesen totalmente simétricas. “Ello se consigue con la angulación y posición del espejo, no es fácil porque no se puede hacer con cualquier árbol, o planta, tiene que estar situado a cierta altura con respecto a ti para que el reflejo funcione.”

4

Tras revelar y positivar el carrete quedó encantada con los resultadas y ello la animó a seguir experimentando, periodo durante el cual se topó con un texto de Italo Calvino: LAS CIUDADES Y LOS OJOS 1, que se relacionaba a la perfección con la única imagen del proyecto no vegetal. Este hecho fue lo que la animó a añadir más fotografías y así consolidar el proyecto.

 

3

Las dos ciudades gemelas no son iguales, porque nada de lo que existe o sucede en Valdrada es simétrico: a cada rostro y gesto responden desde el espejo un rostro o gesto invertidos punto por punto. Las dos Valdradas viven una para la otra, mirándose a los ojos de continuo, pero no se aman. (Fragmento del texto)

Como resultado a todo este proceso de experimentación y descubrimiento nos encontramos con un proyecto de delicadeza y limpieza sublimes, donde cada una de las imágenes parece mostrarnos lugares mágicos, pequeños mundos flotantes donde las cosas no son como parecen; pequeñas poesías minimalistas donde con pocos elementos se transmiten gran cantidad de sensaciones. Te absorben y se meten dentro de ti sin poder evitarlo.

Actualmente, además de dedicarse a la fotografía de autor, Yanire trabaja con reportaje social cubriendo diferentes eventos. Para ver este y otros trabajos: Yanire Fernández

5

No Hay Más Artículos