La cocina es un lugar sagrado. Y no lo digo yo, lo dicen prácticamente todas las culturas antiguas y modernas.

La razón es muy intuitiva, si lo pensamos con calma: es el sitio donde las manos adquieren el poder de nutrir y satisfacer una boca, un cuerpo, un alma.

Julien de Bellaigue, un francés de 38 años sabe muy bien lo anterior y por eso ha dedicado 23 años al arte culinario.

«No me puedo dedicar a otra cosa, yo prácticamente nací en una cocina. Comencé a los 14 años y es mi pasión».

JB

Hace más de 15 años, Julien, dejó Francia para dedicarse a conquistar paladares mexicanos con el sabor tradicional de su país.

Desde los 14 años empezó a trabajar en el ámbito de la gastronomía y su esfuerzo lo vio reflejado con restaurantes en Paris, Puerto Vallarta y Cancun.

Un artesano en la ciudad que sigue respetando las recetas francesas, la técnica y el amor a los comensales, pero sobre todo el cariño a la tradición panadera.

Actualmente es dueño de 3 éxitosos y reconocidos restaurantes en la CDMX: Ficelle, Monsieur Croque, Supérette.

«Llevo 23 años en esto. Inicié como pinche de cocina, como todos, después un diplomado en Francia y luego conocí a mi socio para iniciar con la pastelería.

Creo que mi trabajo se trata de crear, no reproducir, no solo servir, es por eso que «chambeo» 20 horas al día, por que es chamba, yo no trabajo.

No tengo días de descanso y está bien».

JB

¿Qué te inspira a realizar tu trabajo?

«Todo es confianza, la relación de confianza que debes crear entre restaurante o cocinero y comensales es lo más importante. Están dejando que llevemos comida a su boca, y eso no es poco.

En mis restaurantes la cocina está abierta al público para que puedan echar ojo a todo lo que hacemos, eso es confianza y es lo que importa».

¿Cómo mantienes la pasión por tu trabajo?

Creo que con los comentarios de los clientes, ya sean negativos o positivos. Soy una persona llena de dudas, y no porque no sepa hacerlo, sino porque me pregunto siempre cómo hacerlo mejor.

Al no estar seguro nunca, estoy abierto a los comentarios… o por otro lado, también me gusta explicar a las personas cuando se confunden o no saben cómo va o el sabor de algo que les presentamos.

También es importante mantenerte actualizado, qué hacen distintas resposteras en Nueva York, restaurantes en Londres. No copiar, me gusta que me copien, pero yo nunca copio».

¿Qué significa lo «hecho a mano» para ti y tu trabajo profesional?

Es lo más importante, es la diferencia de la artesanía y lo industrial. Por que el cliente nota la diferencia, «siente la mano», la aplicación de la «chamba».

Reproducir sin pensar y sin pensar al cliente también se nota. Hay cosas que no puedes aceptar, porque si las aceptas pierdes calidad.

Es mejor quedarse en un tamaño modesto y no perder calidad, eso es lo que brinda lo hecho a mano.

Julien representa para Mazda #FeelAlive valores que nos hacen únicos: pasión, amor por tu trabajo y compartir tus logros hacen la diferencia.

#FeelAlive

No Hay Más Artículos